El Decreto 73/2012, por el que se aprueba el Reglamento de Residuos en Andalucía, define los residuos no municipales como aquellos cuya gestión no es competencia de las administraciones locales, y que por tanto deberán ser gestionados por los productores. Se incluyen dentro de esta categoría:   

  • Los neumáticos fuera de uso (NFU).
  • Los residuos de construcción y demolición (RCD) generados en obras mayores.
  • Los lodos residuales de depuración.
  • Los vehículos al final de su vida útil (VFVU).
  • Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos (RAEE) no domésticos.
  • Los residuos sanitarios de los Grupos III (Residuos peligrosos de origen sanitario), IV (Residuos radiactivos y otros residuos regulados por normativas específicas) y V (Residuos peligrosos de origen no sanitario).
  • Los residuos producidos en explotaciones agrícolas, en particular los plásticos agrícolas.

Al tratarse de residuos no municipales su gestión no compete a las administraciones locales, por lo que, de acuerdo con la normativa vigente (Ley 22/2008, de residuos y suelos contaminados, y Decreto 73/ de Andalucía), y teniendo en cuenta el principio de quien contamina paga, el productor u otro poseedor inicial de residuos, deberá garantizar el tratamiento adecuado de sus residuos, bien directamente o mediante su entrega a un gestor autorizado. Los costes relativos a la gestión de los residuos tendrán que correr a cargo del productor inicial de residuos, del poseedor actual o del anterior poseedor de residuos.

        
Pilas y acumuladores
Aparatos eléctricos y electrónicos (RAAE)
Residuos de la construcción y demolición (RCD)
Lodos EDAR
Plásticos agrícolas