ES CORRESPONSABLE.

Los municipios son responsables de la gestión de pilas y baterías usadas sólo en el caso de generarse en el ámbito doméstico, por lo que deberá de establecer sistemas de recogida selectiva a disposición de los ciudadanos, con la finalidad de transportarlas hasta centros de almacenamiento temporal, antes de su entrega a las plantas de tratamiento final.

La responsabilidad recae también en los Sistemas Colectivos de Responsabilidad Ampliada del Productor (SCRAP’s) de residuos de pilas, acumuladores y baterías usadas que, en cumplimiento de las normas comunitarias, estatales y autonómicas vigentes, tienen que gestionar y financiar las pilas y baterías una vez convertidas en residuos. Para ello será necesario que el municipio establezca con un SCRAP el correspondiente acuerdo. SCRAP de residuos de pilas y acumuladores:

Los sistemas de recogida selectiva que puede utilizar el municipio para la recogida diferenciada de estos residuos pueden ser:

  • Recogida selectiva en establecimientos y centros de distribución.
  • Contenedores en la vía pública.
  • En puntos limpios.

En cualquier caso, se deberá informar al ciudadano de la ubicación de los puntos de recogida selectiva más cercanos, ya sea a través de contenedores o de un punto limpio.

NO. De acuerdo a lo establecido en el Real Decreto 106/2008 sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos, así como el Real Decreto 943/2010, que lo modifica, todo productor estará obligado a hacerse cargo de la recogida y gestión de la misma cantidad, en peso, y tipo de pilas, acumuladores y baterías usados que haya puesto en el mercado, cualquiera que haya sido la modalidad de venta, ya sea directa, electrónica, por correo o automática. El productor se hará cargo de la recogida y gestión mediante alguna de las siguientes modalidades:

  • Contribuyendo económicamente a los sistemas públicos de gestión.
  • Estableciendo su propio sistema de gestión individual.
  • Participando en un sistema integrado de gestión.
  • Estableciendo un sistema de depósito, devolución y retorno de las pilas, acumuladores y baterías usados que haya puesto en el mercado los costes de estos residuos deben ser asumidos por los Sistemas Integrados de Gestión correspondientes, por ejemplo ECOPILAS.

En consecuencia, y de acuerdo con esta normativa, los costes derivados de las operaciones de recogida y transporte de las pilas y baterías usadas por parte de los municipios, deben ser posteriormente sufragados por las personas o entidades fabricantes, importadoras, adquirientes intracomunitarias que las pongan por primera vez en el mercado.

Las pilas alcalinas, siempre que no contengan litio, cadmio o mercurio, no tienen la consideración de residuo peligroso.

Sólo tienen la consideración de residuos municipales:

  • Pilas y acumuladores domésticos usados, así como las baterías de automoción usadas procedentes de vehículos privados cambiadas por su propietario.
  • Pilas y acumuladores comerciales usados generados en comercios, oficinas, servicios u otros lugares asimilables a estos, de naturaleza no peligrosa, cuando así se recoja expresamente en las ordenanzas municipales y en los términos en ellas indicados.

En caso de tratarse de una empresa, siempre que no se contemple en las Ordenanzas Municipales la recogida por parte de las administraciones locales de estos residuos, estará obligada a la correcta gestión de los mismos, ya sea directamente, a través del propio distribuidor o por medio de un gestor autorizado.