El Real Decreto 106/2008, sobre pilas y acumuladores y la gestión ambiental de sus residuos., modificada mediante el Real Decreto 710/2015, define pila como una fuente de energía eléctrica obtenida por transformación directa de energía química y constituida por uno o varios elementos primarios (no recargables); y acumulador como una fuente de energía eléctrica generada por transformación directa de energía química y constituida por uno o varios elementos secundarios (recargables).

Estos elementos pueden ser recargables o no, y se pueden presentar en diferentes formatos como pila botón, estándar o acumulador, pila o acumulador de automoción, pila o acumulador industrial, y conjunto de pilas conectadas entre sí (batería) que procede de la actividad industrial, los domicilios particulares, comercios, oficinas o servicios u otros lugares asimilables a éstos.