Las pilas alcalinas, siempre que no contengan litio, cadmio o mercurio, no tienen la consideración de residuo peligroso.