Sólo en caso que las Ordenanzas Municipales contemplen la gestión de los residuos generados por empresas; en caso contrario éstas estarán obligadas a gestionarlos, ya sea directamente, a través del propio distribuidor o por medio de un gestor autorizado.