Queda prohibido expresamente en el Real Decreto 110/2015, sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, el abandono de RAEE en la vía pública o su entrega a operadores o gestores no registrados.

La entrega de frigoríficos, televisores, etc, a personas físicas o jurídicas distintas de las contempladas en la Ley 22/2011 (gestores autorizados de residuos), se considera infracción muy grave con multa que van desde 300.001 euros hasta 1.750.000 euros.