Los ayuntamientos sólo deben hacerse cargo de los RAEE en el caso de estar generados en domicilios particulares. En ese caso las administraciones locales serán responsables de su recogida, de manera que los ciudadanos deberán ponerlos a su disposición de acuerdo a como venga recogido en sus Ordenanzas Municipales.