Sí. Los RAEE se consideran residuos peligrosos debido al contenido de sustancias potencialmente peligrosas que pueden dar origen a importantes problemas medioambientales, si no son descontaminados adecuadamente. Una gran parte de los contaminantes encontrados en los residuos municipales provienen de los RAEE.