De acuerdo a lo establecido en la Ley 22/2011, de residuos, así como el Decreto 73/2012, por el que se aprueba el Reglamento de Residuos de Andalucía, al tratarse de residuos domésticos, los municipios deberán garantizar al ciudadano un sistema de gestión para éstos.

Las características de la prestación del servicio deberán estar recogidas en las Ordenanzas Municipales.