Los restos de ataúdes se consideran material asimilable a residuos urbanos, por lo que su tratamiento es igual al de los domésticos. En consecuencia los titulares del servicio de cementerios deberán encargar a un gestor de residuos urbanos su retirada y tratamiento.