De acuerdo con el Artículo 25 de la Ley Reguladora de Bases de Régimen Local 7/1985, los municipios tienen competencias en el servicio de cementerios y actividades funerarias.

La gestión de este servicio, al igual que el resto de actividades municipales, pueden llevarse a cabo por el propio municipio (gestión directa), o bien mediante la contratación del mismo (gestión indirecta).

En consecuencia los titulares del servicio serán los encargados de la gestión de los residuos generados en esta actividad.